Servicio a Domicilio Locales Comerciales Hasta la Puerta de tu Casa, Taller u Oficina

Panadería con Servicio a Domicilio

El otro día vino el mamila del Sope a presumirnos su maestría como Chef que hizo en la Universidad del Claustro de Sor Juana y andaba muy sacale punta, muy sabiondo, hasta que nuestro compañero Ernesto que es un erudito en panadería se lo puso en paz cuando se pusieron a hablar de métodos para hacer pan.

Pobresito del Sope se puso hasta blanquito de la pena, al ver que Ernesto lo dejaba en ridículo frente a unas becarias de diseño que se quería ligar, así que al final se puso de intenso y se fue a la oficina del jefe, quien nos mandó pedir un artículo sobre panadería.

Como siempre, el equipo de redacción se puso las pilas y armó un artículo sobre panadería que le encantó a Ernesto, quien compartió sus sabios conocimientos para lucirnos con el jefe y darle un toque de gracia al Sope, quien no se volvió a parar en la oficina por 15 días.

Imagen cortesía by Pixabay.

Cuando leyeron nuestro artículo, las becarias que le gustan al Sope se burlaron de su arrogancia y desde entonces no lo bajan de farol, especialmente porque la información tan interesante que compartiremos contigo enseguida.

Las Raíces del Pan

Ernesto nos comentó que el gran pecado del Sope fue sentirse el mandamás de la gastronomía y dejar que su maestría se le subiera a la cabecita, porque el tema de la panadería mexicana requiere humildad y mucha investigación, lo cual requiere escarbar inicialmente en la historia del pan.

Así, el primer paso de nuestra investigación consistió en investigar la raíz etimológica de la palabra pan, la cual deriva del latín “panis”, cuyo consumo está anclado a la tradición alimenticia de Europa, Medio Oriente, India, Latinoamérica y Oceanía.

Tal como se hace ahora, los primeros panes se elaboraban al hornear una masa compuesta de harina, agua y sal; sin embargo, la adición de levaduras a la fórmula revolucionó el mundo de la panadería.

Importancia del Pan en las Culturas del Mundo

La historia de la humanidad ha estado íntimamente ligada al pan, reconocido como alimento en diversas culturas; además, es parte de rituales religiosos y sociales, tal como ocurre con el matzoh durante la pascua judía.

El pan juega un papel muy importante en la alimentación humana, dando paso a simbolismos de gran arraigo en las creencias religiosas; así tenemos por ejemplo que este alimento asciende a la categoría de dios durante la eucaristía católica.

En el ritual católico, el cuerpo y sangre de Cristo son el centro de la comunión, durante la cual se comparten simbólicamente mediante el pan forma de hostia y el vino de consagrar, como si estuviésemos llevando la divinidad hacia nuestro interior.

Evolución de la Panadería

Durante la época antigua, el pan se producía de manera artesanal por las propias familias; con el paso del tiempo y la creación de zonas urbanas, se hizo necesaria la apertura de panaderías que abrieron el camino hacia la industrialización de este alimento.

Podemos adquirir pan directamente en una panadería tradicional, o en tiendas departamentales, donde existe la posibilidad de elegir entre productos envasados y aquellos que se elaboran cotidianamente.

Además, algunas panaderías especializadas ofrecen productos para personas celíacas o intolerantes al gluten, así como otras opciones a la medida de sus necesidades, lo cual habla de la habilidad del pan para adaptarse a la evolución humana.

Materia Prima de las Panaderías

La mayoría de las panaderías utilizan harina de trigo; sin embargo, también pueden usarse otros cereales como el centeno, la cebada, el maíz y el arroz. En cualquier caso, es necesario añadir levadura para promover la fermentación de la masa previo al horneado, y en consecuencia obtener una mayor esponjosidad.

Además de la harina y la levadura, los maestros panaderos incluyen otros ingredientes en sus fórmulas para obtener un mejor sabor y un olor característicos de sus panes, los cuales son un un elemento diferenciador básico para la sobrevivencia de cualquier panadería.

Así tenemos que el éxito de algunas panaderías se basa en la incorporación de mantequilla, tocino, aceite, huevo, azúcar, frutas, cebolla, ajo e incluso semillas, cuya combinación armoniza con la masa para seducir a los sentidos.

Pan Ácimo

El ridículo del Sope comenzó cuando empezó a decir un montón de sandeces respecto al pan ácimo e incluso le pareció una ofensa cuando Ernesto le invitó a comerlo, porque él lo considera un alimento para bárbaros primitivos, debido a que no se elabora con levadura.

Para mala suerte del Sope, Ernesto nos dio una extensa explicación del pan ácimo que dejó deslumbradas a las becarias, especialmente cuando les comentó de una panadería donde todavía utilizan masa madre y técnicas del pasado que tienen un toque único.

Ernesto comenta que el usar masa madre le da un sabor único al pan ácimo, completamente distinto al que estamos acostumbrados, porque todo depende de la fermentación natural de bacterias presentes en los cereales, cultivadas con un proceso artesanal a partir de harina y agua.

Masa Madre

El pan de masa madre que mencionó Ernesto nos causó mucha curiosidad, debido a que es una receta artesanal, cuyos orígenes se remontan al antiguo Egipto, cuando únicamente se utilizaban levaduras naturales, lo cual se nota en sabores y aromas bastante diferentes a lo comercial.

La técnica consiste en fermentar las levaduras naturales presentes en el pericarpo de los cereales, mediante un cultivo controlado de bacterias que obtienen sustento en una combinación de agua y harina integral, dando paso a la masa madre.

Si bien parece algo sencillo, el proceso de fermentación resulta algo complejo, debido a que la masa madre deberá alimentarse 3 veces al día con agua y harina refinada durante un mínimo de 5 días y un máximo de 7; estará lista cuando tenga mucha elasticidad y aumente de tamaño.

¿Algo Más de...?