Servicio a Domicilio Bebidas con Alcohol Hasta la Puerta de tu Casa, Taller u Oficina

Venta de Vinos y Licores a Domicilio

Cuando celebramos, a muchos nos gusta hacerlo con una copa de vino o licor, especialmente si se trata de una ocasión especial que merezca la pena convivir en familia, por ejemplo un cumpleaños, navidad, una boda o algún evento importante que deje huella en nuestra vida.

Por lo anterior, siempre es bueno saber dónde encontrar negocios con venta de vinos y licores por caja, a fin de tener una buena cantidad de bebida y no preocuparnos de otra cosa más que de pasarla bien durante las celebraciones.

Incluso, actualmente existen servicios de terrazas para bailar en CDMX que además ofrecen alcohol a domicilio 24 horas, por lo cual son una excelente opción si quieres pasártela bien en tu cumpleaños, tu despedida de soltero o soltera o cualquier otra reunión.

Imagen cortesía by Pixabay.

Como seguro ya lo sabes, los vinos y licores son elementos a tomar en cuenta si estás organizando una fiesta o reunión; por tal motivo, decidimos escribir el siguiente artículo, en el cual encontrarás detalles interesantes acerca de estas bebidas y su impacto en la civilización.

Producción de Vino

Para comenzar, sería necesario mencionar que la palabra vino proviene del latín “vinum” y consiste en una bebida elaborada mediante la fermentación alcohólica del jugo de la uva, la cual tiene lugar cuando tiene lugar una reacción desencadenada por las levaduras.

El proceso de fermentación comienza cuando las levaduras entran en acción y hacen que los azúcares naturales presentes en la uva “Vitis vinífera” se transformen en etanol y dióxido de carbono, por lo cual se recomienda la ventilación de los lugares destinados a la producción.

Los expertos en vinicultura y productores de vino con más experiencia comentan que esta bebida se produce con la especie “Vitis vinifera” de uva, debido a sus características organolépticas y a su a la reacción de sus componentes durante el proceso de fermentación.

Elementos Clave al Elaborar Vino

Un buen vinicultor sabe que para la fermentación del jugo de la uva “Vitis vinífera” y su posterior transformación en vino, solo es cosa de ser pacientes y dejar que el proceso se lleve a cabo sin agregar otros elementos, pues el azúcar y los ácidos presentes en este fruto son suficientes.

La única ayuda que puede recibir un vinicultor ha de provenir de las condiciones ambientales como el clima, la altitud, la latitud, las horas de luz y la temperatura de la región, los cuales influyen directamente en el proceso de fermentación alcohólica.

Por lo anterior, las mejores regiones para la producción de vino se ubican en Italia, Francia y España, donde el clima mediterráneo es un elemento clave para la fermentación del zumo de la uva “Vitis vinífera”.

Producción de Licor

La palabra licor se deriva del latín liquor y se emplea para definir una bebida alcohólica producida mediante la maceración de hierbas o frutos en aguardiente; a diferencia de lo que sucede con el vino, se pueden añadir endulzantes para obtener un mejor sabor.

Generalmente, el licor es endulzado con sacarosa, azúcar de uva, mosto o miel, cuya concentración de azúcares está por encima de los 100 gramos por cada litro, lo cual influye no solo en el sabor sino incluso en las reacciones químicas de la bebida.

Como resultado, el grado mínimo de alcohol en un licor es superior al 15% del volumen y por lo tanto, su consumo debe hacerse con mucho más moderación que el vino, debido a que puede inducir rápidamente un estado etílico e incluso una congestión alcohólica.

El Origen Milenario del Licor

Aunque la palabra licor se utiliza en términos generales para hacer referencia a la gran totalidad de las bebidas alcohólicas destiladas, se trata de una categoría que surgió para incluir aquellas sustancias obtenidas a partir de maceraciones elaboradas hierbas, tal como se hacía en la antigüedad.

De acuerdo con expertos en el tema, el origen histórico de los licores guarda una estrecha relación con las hierbas medicinales, las cuales en su mayoría eran preparadas por monjes; se considera que fueron elaborados por primera vez en la Italia del siglo XIII.

Con el paso del tiempo, los licores evolucionaron e incorporaron nuevas técnicas, entre ellas la elaboración por infusión de ciertas maderas, frutas o flores en agua o alcohol, aguardiente, alcohol etílico y azúcar; mientras que en otros casos se producen mediante destilación de agentes aromáticos.

La Debatida Clasificación del Vino

Desde sus inicios hasta la actualidad, los conocedores del vino han estado envueltos en un debate respecto a las bebidas que deben clasificarse dentro de esta categoría y aquellas que deberían excluirse por descarte; aunque a simple vista parece algo sencillo, las cosas se pueden complicar.

De acuerdo con algunos conocedores, la definición de vino como tal corresponde única y exclusivamente al líquido obtenido de la fermentación alcohólica, tal como resulta del procesamiento, sin adición de cualquier otra sustancia.

En algunos, las legislaciones de algunos países son todavía más estrictas y específicas, al mencionar que única y exclusivamente se considera vino a la bebida fermentada que se obtiene al procesas la especie “Vitis vinífera” de uva, aun cuando también existen otras obtenidas de otras variedades.

La Polémica en Torno al Licor

A lo largo del tiempo, han surgido complicaciones a la hora de distinguir entre el licor y otras bebidas alcohólicas, debido a la existencia de otros alcoholes con sabores dulces; en estos casos, la elaboración por infusión es el principal elemento diferenciador.

De igual modo, es difícil considerar el grado de alcohol como el elemento que distingue los licores de otras bebidas alcohólicas, debido a que la mayoría de ellos tiene una menor concentración de alcohol que otros productos embriagantes, por ejemplo el aguardiente, mientras que en otros casos, el licor puede tener hasta un 70% de alcohol.

La polémica se intensifica cuando tomamos en cuenta que algunos licores son realmente una combinación, tal como ocurre con el ron añejo, el whisky o brandy diluidos al 40% con agua, más un toque de alcohol etílico extra, como parte de un proceso para crear sustitutos baratos y con menor calidad de dichas bebidas.

Vino vs Cerveza

Aunque ambas son bebidas alcohólicas, las características del vino y la cerveza han dado paso a subclases distintas; sin embargo, en ambos casos se trata de alcoholes obtenidos mediante la fermentación de azúcares.

Si bien, el vino y la cerveza están emparentados por el proceso de fermentación, en el caso de la cerveza se trata de una reacción bioquímica desencadenada por la levadura, elemento completamente distinto a la uva “Vitis vinífera” que se usa para obtener vino.

Lo mismo aplicaría para el caso de otras bebidas alcohólicas hechas a partir de fermentación, como por ejemplo la sidra o la perada, las cuales se obtienen al fermentar los azúcares presentes en frutas como la manzana y la pera, teniendo como resultado algo completamente distinto al vino.

Licenciado en Vinos

Debido a su larga trayectoria en la humanidad, el vino goza de bastante popularidad, por lo que desde hace muchos años mantiene un mercado de nicho, dando paso a toda una plantilla de profesionales vinculados a esta bebida.

Obviamente, la producción de vino trajo consigo el oficio de vinicultor, el cual ha ido evolucionando hasta convertirse en una toda una carrera, cuya especialidad es la enología, ciencia encargada enfocada en la elaboración del vino, más allá de los procesos de cultivo de la vid.

Mientras tanto, también se ha dado paso a otro campo profesional conocido como ampelología, el cual se enfoca en estudiar la biología de la vid y los procesos relacionados con el cultivo de este fruto. Además, ha surgido una figura conocida como sommelier, cuya función es brindar asesoría al cliente y ayudarle a elegir el mejor vino para maridar con el plato que consumirá.

¿Algo Más de...?